Consejos para una alimentación saludable

 

 

Los nutrientes que contienen los alimentos son requeridos para mantener el adecuado funcionamiento de todas las células de nuestro organismo.

 

 

 

Comer con moderación e incluir alimentos variados en cada comida. Si es posible, realizar cuatro comidas diarias. Comenzar el día con un buen desayuno. Está comprobado que un buen desayuno mejora el rendimiento físico y mental, aumenta la capacidad de trabajo en los adultos y el rendimiento escolar en los niños y jóvenes.

Consumir diariamente leche, yogures y quesos. Son necesarios en todas las edades. El nutriente principal de este grupo de alimentos es el calcio, imprescindible para la formación y el mantenimiento de la masa ósea.

Mantener el peso dentro de los parámetros adecuados. La obesidad aumenta el riesgo de contraer enfermedades como hipertensión, diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, etc.

Comer diariamente frutas y verduras de todo tipo. Estos alimentos aportan vitaminas, minerales, fibra y agua. Tienen bajo contenido de grasas. El consumo de papa, batata, choclo y mandioca debe ser moderado pues aportan más calorías que el resto de las verduras. Las fibras ayudan a regularizar la función de los intestinos, previene la hipercolesterolemia yla arteroesclerosis, tiene una efecto debarrido sobre los dientes (limpieza).